¿Nos quitarán el trabajo los robots y la inteligencia artificial?

El 65% de los niños que hoy están entrando en primaria, trabajan en puestos que aún no existen

Este es uno de los puntos que se reflejan en el informe presentado en el World Economic Forum en Davos en 2016.

En el inicio de la cuarta revolución industrial, este informe presenta que la inteligencia artificial, el aprendizaje automático, la robótica, la nanotecnología, la impresión 3D, los avances en biotecnología y genética, podrían suponer la desaparición de cinco millones de puestos de trabajo en economías como Australia, Brasil, China, Francia, Alemania, India, Italia, Japón, México, South Africa, Reino Unido y US.

Durante los próximos años, la demanda de perfiles informáticos, matemáticos, analistas de información, ingenieros, arquitectos y personal de ventas será mayor que la de puestos administrativos, personal en fábricas, en producción, en construcción o en puestos cuyos trabajos podrían ser más fácilmente automatizables debido a la posibilidad de hacerlos con máquinas.

Sin embargo, según el informe presentado en Davos, en los puestos de trabajo del futuro no se solicitara sólo conocimiento técnico, sino que debe venir complementado con habilidades sociales, tales como inteligencia emocional, capacidad de trabajar de forma colaborativa y la persuasión.

Con estas previsiones, ¿tengo que tener miedo?

Si hacemos un recorrido a través de la historia, las revoluciones industriales siempre nos han dado miedo, porque nos obligan a asumir un cambio. Desde mi punto de vista, lo mejor es saber lo antes posible que ese cambio va a suceder, para poder prepararnos lo mejor posible.

Voy a coger un ejemplo de impacto tras la tercera revolución industrial. La Agricultura  pasó de generar el 66.7% del empleo en 1901, al 4.7% del empleo en 2013, tras la introducción de la tecnología mecánica (sembradoras, cosechadoras, tractores..)

Sin embargo,  España no está peor que en 1901.


El principal reto con la cuarta revolución industrial es que todo el mundo coincide que va a ser más rápida que las revoluciones anteriores. Con lo cual sí es interesante saber hacia dónde apuntan las cosas para poder tomar medidas.

Primera Revolución Industrial (1750 - 1840): Tuvo lugar el mayor conjunto de transformaciones económicas, tecnológicas y sociales de la historia de la humanidad desde el Neolítico, que vio el paso desde una economía rural basada fundamentalmente en la agricultura y el comercio a una economía de carácter urbano, industrializada y mecanizada.
Segunda Revolución Industrial (1850 - 1914) : Las innovaciones técnicas concentradas esencialmente, en nuevas fuentes de energía como el gas, el petróleo o la electricidad; nuevos materiales y nuevos sistemas de transporte (avión y automóvil) y comunicación (teléfono y radio) indujeron transformaciones en cadena que afectaron al factor trabajo y al sistema educativo y científico; al tamaño y gestión de las empresas, a la forma de organización del trabajo, al consumo, hasta desembocar también en la política.
Tercera Revolución Industrial (1950 - Actualidad): La conjunción de la tecnología de comunicación de Internet y las energías renovables en el siglo XXI.

¿Cómo nos preparamos?

En el informe de Davos, se recomiendan una serie de medidas a corto y largo plazo, para que los países y las empresas puedan irse preparando y el paro no se dispare.

Las medidas en el corto plazo se centran en reforzar a las empresas con perfiles analistas de información, ya que cada vez tenemos más datos, revisar paridad de género, contratar en base al talento, flexibilidad laboral y trabajo online.

A largo plazo, gobierno, empresas, ciudadanos y educadores deberían trabajar juntos en un sistema educativo pensado para los trabajos del S.XXI, así como revisar las medidas a tener en cuenta para que los cambios que se vayan a producir tras la cuarta revolución industrial afecten lo menos posible a los ciudadanos.

Tenemos que ser conscientes de que viene un cambio

Podríamos pensar que estamos en un tiempo diferente, con unas circunstancias distintas y que el avance en tecnología va a venir a sustituir el trabajo de las personas y preocuparnos porque el empleo será menor. O celebrar que estamos ante un cambio, que tendremos ayuda para los trabajos más rutinarios y menos creativos y que podremos centrar nuestra atención en temas nuevos y desconocidos hoy que incrementarán nuestra calidad de vida.

Sea como sea, no nos queda de otra que anticiparnos a lo que va a venir y surfear la ola.

¿Crees que tu trabajo está en peligro?

¿Crees que las cosas cambiaran tanto como predicen?

¿Una máquina puede hacer tu trabajo?

Os dejo un enlace, publicado ayer en Mashable, con la primera fabrica del mundo de impresión 3D operada por robots.

Anuncios

Que piensas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑